«Solidaridad la mejor herramienta contra la adversidad”

Si tomamos literalmente el concepto de solidaridad nos referimos a la ayuda de los seres vivos para soportar tiempos difíciles
Es un valor que nos permite la superación de los más terribles desastres.

Entre todos paramos este virus» «es nuestro enemigo común e invisible»
Hagamos un frente común como en las grandes guerras no sólo protegiéndonos de las bombas y los misiles sino haciendo parte de ese gran ejército.
Si todos ponemos nuestras armas a disposición de esta contienda saldremos airosos y fortalecidos.

En este momento y conociendo los estragos que tiene este virus nos corresponde poner los pies sobre la tierra, solidarizarnos para entender que el objetivo es desaparecer las grandes diferencias que nos separan. No importa si somos católicos, budistas, musulmanes,  rojos o azules, ante la falta de salud todos estamos en igual situación y lo que nos queda es unirnos para encontrar la energía y el valor que nos permita sobreponernos a los contratiempos pero sobre todo que nos permita reconstruirnos para ser mejores personas.

Encontrémonos con nosotros mismos, fortalezcámonos como personas y como sociedad con la seguridad que podemos reconstruir un mundo mejor.
Mantengámonos sanos no sólo del cuerpo sino del alma para que ninguna amenaza externa nos destruya.
Solo con un granito de arena, saliendo de nuestra zona de confort para proteger a los demás y así mismo seremos retribuidos con nuestra propia protección. ¡Quedémonos en casa evitemos correr el  riesgo que ocasionamos no solo a nosotros mismos sino a los demás si no efectuamos el aislamiento indicado.

Una de las grandes herramientas son las redes sociales, utilicémoslas para comunicar la gravedad del momento, siendo responsables de nuestros comentarios,

alejemos la crítica negativa, alejemos el odio y el resentimiento,

que nuestras voces sean de apoyo y valentía infundiendo serenidad y optimismo llevando voces de aliento. Se vale criticar para construir no para destruir, esa es un forma de ser solidarios sin olvidar que en esta lucha nadie nació aprendido y seguramente habrá muchas equivocaciones pero los aciertos siempre serán mayores.

Hay también un sinnúmero de acciones solidarias promovidas por este medio tengamos en cuenta las palabras de su Santidad el Papa Francisco «Este no es un momento para el egocentrismo, porque el desafío que enfrentamos es compartido por todos, sin distinguir entre las personas”

De algo debemos estar seguros es que ningún dinero del mundo es suficiente para sacarnos de esta crisis, serán los científicos y profesionales de la medicina y toda la gente extraordinaria que conforma el sistema de salud y están alineados en primera fila quienes ponen el cuerpo y el alma, rodeémoslos con nuestra gran energía y solidaridad, haciéndolo no sólo por ellos sino por nosotros, porque todos estamos en el mismo barco.

Esta pandemia nos obliga a ser solidarios, cuidándonos para cuidar al otro, que el miedo y el egoísmo no nos lleven a pasar por encima de los demás, al acaparamiento de los insumos mínimos del lavado de las manos y el uso de tapabocas y demás elementos de desinfección, a anteponer los intereses financieros sobre aquellas personas que se encuentran en estado de vulnerabilidad y expuestos al contagio permanente porque es diferente decidir uno quedarse en casa con todos los recursos que tener que renunciar al escaso vital que muchos solo consiguen con sus trabajos que los obliga a salir de la casa para conseguirlo.

Para terminar les compartimos este poema:

Curioso caso el de este poema sobre el que reina la confu“Y la gente se quedó en casa

Fueron escritos en estos días por la maestra jubilada estadounidense y colaboradora de hospitales y centros de mayores Kitty O’Meara. Se publicaron en su blog The Daily Day. La propia autora ha explicado qué motivó su escritura ésta por la que atravesamos, y otras pandemias, entre ellas la de la peste de 1800.

Y la gente se quedó en casa.

Y leyó libros y escuchó.

Y descansó e hizo ejercicio.

E hizo arte y jugó.

Y aprendió nuevas formas de ser.

Y se detuvo.

Y escuchó más profundamente. Algunos meditaban.

Algunos rezaban.

Algunos bailaban.

Alguno se encontró con su propia sombra.

Y la gente empezó a pensar de forma diferente.

Y la gente se curó.

Y en ausencia de personas que viven de manera ignorante,

Peligrosas, miserables, oportunistas,

Politiqueros sin sentido y sin corazón,

La tierra comenzó a sanar.

Y cuando pasó el peligro, y la gente se unió de nuevo, lloraron sus pérdidas,

Y tomaron nuevas decisiones.

Y soñaron nuevas visiones.

Y crearon nuevas formas de vida.

Y sanaron la tierra por completo,

Tal y como ellos habían sido curados

Y la gente empezó a pensar de forma diferente.

Y la gente se curó.

Y en ausencia de personas que viven de manera ignorante,

Peligrosas, miserables, oportunistas,

Politiqueros sin sentido y sin corazón,

La tierra comenzó a sanar.

Y cuando pasó el peligro, y la gente se unió de nuevo, lloraron sus pérdidas,

Y tomaron nuevas decisiones.

Y soñaron nuevas visiones.

Y crearon nuevas formas de vida.

Y sanaron la tierra por completo,

Tal y como ellos habían sido curados.

Escrito por: Filomena Jiménez 

Deja un comentario

Abrir el chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué podemos ayudarte?